SENDERO DE PELAMIOS+ SENDEROS DE ALLARIZ Sábado 09.02.2019. Por fin hemos podido dar comienzo al programa de actividades de este año, que debido a las inclemencias meteorológicas adversas habíamos ido posponiendo. Nada mejor para empezar que esta espectacular ruta que discurre por los concellos de Xunqueira de Ambia y Allariz, por una gran masa boscosa autóctona, en su mayor parte roble. Que atraviesa pintorescas aldeas y en buena parte avanza por la ribera del río Arnoia. En esta ocasión tuvimos la suerte de contar con la compañía de Emiliano, Chon y Nacho. Este último gran conocedor de la zona , de la que es oriundo y ejerce. Esperemos que se le peguen estas malas costumbres y sigamos contando habitualmente con su presencia. Iniciamos la ruta en Xunqueira de Ambia, al pie de la colegiata románica de Santa María la Real, declarada monumento nacional en 1931, que posee un bello claustro y uno de los mejores órganos de Europa. Un breve recorrido por el pueblo para girar a la derecha, donde se encuentra el panel informativo de la senda, y enseguida adentrarnos en un bosque de robles, lo que va ser una imagen habitual durante toda la jornada. Llegamos a la carretera que se dirige a Allariz, la cual cruzamos, abandonando las marcas del sendero de Pelamios, para dirigirnos a las aldeas de Desder , Paciños y posteriormente Requeixo de Valverde donde podemos ver las primeras muestras de la arquitectura tradicional. Sin dejar la zona de bosque y por unas preciosas “ corredoiras” alcanzamos la localidad de Valverde donde comenzamos a descender, siguiendo el cierre de la finca de la Diputación, hacia el río Arnoia y el Ecoespacio de O Rexo donde se encuentra la obra del escultor y pintor vasco Agustín Ibarrola, así como la granja de ovejas de raza Latxa, de cara negra según pudimos observar al encontrárnoslas en su camino hacia la zona de pasto. Es una raza propia del País Vasco y Navarra muy apreciada por su leche para la fabricación de quesos como el DO Idiazábal. Luego de un pequeño descanso para dejar muestra gráfica de este precioso rincón, cruzamos el Arnoia por un puente de piedra y ya de nuevo dentro del sendero de Pelamios cuyas marcas no íbamos dejar hasta el final de la ruta. Nos adentramos de nuevo por espesos bosques de robles siguiendo unas sendas realmente increíbles donde todo es sensación de paz y sosiego, solamente alterado por el ruido de las pisadas sobre la abundante hojarasca. Pasamos por Vilariño do Río, Vilanova, Armariz y A Pousa para cruzar la carretera que sube desde el Polígono de San Ciprián seguir avanzando por zona de bosque hasta las vías del ferrocarril, paralelo al cual vamos unos instante para girar a la derecha y adentrarnos por unas sendas y unas “ congostras” que quedarán largo tiempo grabadas en nuestras retinas por lo extraordinario de su belleza y por el “apuro” que nos llevamos ante un grupo de vacas desbocadas que venían en dirección opuesta en el momento que estábamos pasando por una zona de senda muy profunda en la que no había escapatoria. Por suerte todo quedó en una anécdota. En gran medida hay que agradecérselo al perro que nos acompañaba desde O Rexo y que puso en alerta a la avanzadilla del grupo. Comentando lo sucedido llegamos a San Xillao, en la que aparte de una pequeña capilla se pueden ver diversos grabados con alusiones religiosas y grandes “ bolos erráticos” que son grandes masas de roca, a menudo transportadas por glaciares de hielo. Un rápido descenso entre estos “ bolos” nos lleva a las orillas del río Arnoia cuyo margen derecho vamos seguir por una bellísima senda de pescadores hasta alcanzar el puente de la carretera del Polígono a Xunqueira por donde pasamos al otro margen. Un breve descanso para unas fotos en el área recreativa y continuamos la marcha en un principio por una amplia pista para terminar convirtiéndose en una senda de pescadores que va dejar el río y ascender por unas increíbles “veredas” hasta enlazar con el camino de inicio por el que tenemos que retroceder sobre 1,5 kilómetros hasta Xunqueira punto inicial y final de esta impresionante andaina. Para rematar este día redondo sólo faltaba un buen “ xantar “ y eso era cosa de un experto como Nacho que sin duda sabíamos que iba acertar ¡ y así fué ¡, en su querido Allariz Restaurante Pallabarro, tfno. 988 55 40 27 www.pallabarro.com , donde entre plato y plato quedamos citados para una nueva andaina. Longitud ruta: 18,5 kms Dificultad: baja Duración: 5 ½ horas /body>