ribeira sacra do miño


           RUTA DE LA RIBEIRA SACRA DO MIÑO- ETAPA 2

           SAN MARTIÑO DA COVA( O SAVIÑAO)- CASAS DE SEGADE( PANTON)

 

Sábado 22.02.14 un día espléndido para caminar y que todavía fue mejorando a medida que pasaban las horas. Se había pospuesto una semana por las inclemencias del tiempo y resultó ser una estupenda idea pues la ruta es realmente espectacular y en un día desapacible no se hubiera podido disfrutar del bello entorno y sus idílicos paisajes viñedos, bosques de robles, viejas aldeas, algunas de ellas abandonadas, saltos de agua y el impresionante cañón del río Miño.

Desde aquí queremos felicitar a la Asociación de Vecinos de O Saviñao que con su esfuerzo han llevado a cabo el diseño, desbroce y señalización de esta ruta y que no decaigan en su labor de mantenimiento para que podamos disfrutar de la belleza de sus tierras.

Salimos de la aldea de San Martiño da Cova, donde se encuentran las bodegas Abadia da Cova y la iglesia románica, de finales del s.XII, dedicada a San Martiño. Las laderas de viñedos nos rodean y enfrente el Cabo do Mundo, espectacular meandro que forma el “ pai Miño”.

Comenzamos a caminar por un bosque de robles que luego irá dando paso a zonas de viñedos, bosques de castaños, robles y madroños teniendo siempre como perspectiva el cañón que forma el río. El camino es agradable aunque es necesario ir con precaución pues las piedras están húmedas lo que produce varias caídas que inaugura Isa, para luego seguir Encarna, Chelo, Susi………, pero afortunadamente nada más allá de unas leves magulladuras. Así pasamos las aldeas de Arxúa, O Carballo y la iglesia de San Andrés de Riberas do Miño para llegar a Casa Maiorga donde se hay  un área recreativa y un embarcadero.

Comenzamos a ascender hasta llegar a una zona de viñedos enfrente de las aldeas de Valboa y a Millara, con una panorámica espectacular del río, por lo cual decidimos comer aquí el bocata. Aprovechamos para intercambiar y hacer una cata de los embutidos de las recientes matanzas. Pasamos dichas aldeas y en un continuo tobogán, así es el perfil de la ruta, llegamos a la aldea de Marce, una de las poblaciones típicas y tradicionales de la zona, con su Torre del Reloj y los restos de la Torre de Marce, fortificación medieval, perteneciente a los Condes de Lemos. En la entrada del pueblo tomamos un sendero que en un vertiginoso descenso nos va llevar al río Aguinza  donde se encuentra la Fervenza de Augacaida. Un espectacular salto de agua, y en esto momentos mucho más debido a las últimas lluvias, de unos 40 mts de altura. El llegar se hace complicado por un canchal donde hay una cuerda para ayudarse.

Una vez dejada la cascada nos encontramos con la aventura del día, una de estas que permanecen el recuerdo y sin duda serán objeto de comentario en varias tertulias. De repente se termina el camino y había que cruzar el río Aguinzo, en la parte alta de la cascada, y el caudal era abundante. Sólo quedaba una opción sacarse las botas y vadearlo, los que ya habíamos pasado por estas en el río Sil en Babia tomamos la iniciativa, el resto se hacían el remolón, Delfín que era su segunda caminata con el grupo fruncía algo el ceño. Pasa Moncho, ven que se puede, y todos se animan. Un día redondo y esto terminó de ponerle la guinda.

El camino sigue ganando altura para llegar a las aldeas de Cabo de Vila y Seoane y luego de superar “ a costa das anduriñas” Reiriz, para continuar por un camino con un pronunciado descenso a la iglesia románica de San Esteban de Atán, s.XII.XIII, en las riberas del Miño. Para continuar con este continuo tobogán que es la andaina nos quedan 2 kms de un duro ascenso por un amplio camino carretero, con bastante barro y agua lo que lo volvía más complicado al estar empedrado, que nos va llevar por la aldea de Atán a Cima de Atán y luego a las casas de Segade  donde está el final de la ruta.

La ruta no es circular con lo cual dejamos unos coches al final y sólo quedaba ir recoger los dejados al inicio y lo que es más importante dar cuenta de una suculenta merienda-cena en la Pousada Torre Vilariño, en Vilariño-Fión concello de O Saviñao, tfno. 982452260, www.torrevilarino.com donde nos sorprendieron muy gratamente con un caldo, un bacalao y un pollo de casa que dieron un broche de oro a esta andaina.

Longitud: 19,50 kms

Dificultad: media debido al continuo sube-baja del recorrido

Duración: 6,30 h.