ribeira do deva


RUTA DEL RIO DEVA

 

Sábado 29.11.2014, en una mañana fresca pero clara en la que las primeras heladas hacían acto de presencia luego de una temporada de lluvias, ponemos rumbo hacia Celanova para allí coger la carretera que lleva a Quintela de Leirado y a la altura del desvío a la aldea de Fraguas dar inicio a la caminata.

Tomamos una pista hacia la derecha que lleva hacia el Monte Facho, con unas preciosas vistas del Penagache , la zona de La Cañiza y el valle del río Deva en esta ocasión cubierto por una espesa niebla que iría desapareciendo a medida que avanzaban las horas. Se encuentra aquí una torre con reloj que servía para regular las horas de regadío a los habitantes de la zona. Un rápido descenso nos lleva hacia la aldea de Cabanelas, luego de cruzar la carretera de Quintela. Salvamos el arroyo de Fraguas y por un bosque de castaños llegamos a la bella Ponte dos Carros ya en el río Deva. Seguimos su curso por una senda marcada por el Concello de Quintela hacia una antigua central hidroeléctrica que daba servicio a las aldeas del contorno. Para ello pasamos por la pequeña presa que la abastecía de agua y el canal que la transportaba.

A la altura de Quintela abandonamos el curso del río y nos encaminamos hacia la aldea abandonada de As Enfornadas y seguir avanzando hacia San Pedro da Torre. Es mediodía y procede dar cuenta del bocata y reponer fuerzas para la segunda parte de la andaina. Decidimos hacerlo en San Pedro aprovechando el solcito del momento y como no el bar que nos permitiría tomar un cafetito rápido antes de reanudar la marcha, el recorrido es largo y las horas de luz son escasas. Al final del pueblo giramos a la derecha para tomar una pista que en un pronunciado descenso nos lleva a cruzar el arroyo Des Crespos para luego ir ascendiendo por zona de pinar hasta la altura de As Lamas, para a la vista de la carretera, girar a la derecha y descender hacia la aldea de A Toxeira y Aldea de Deva, para reencontrarnos de nuevo con el río Deva y seguir la senda señalizada por su margen izquierdo hasta Ponte Trado.

Cruzamos el puente para cambiar de margen y seguir la ruta que nos lleva por el Deva hasta la desembocadura de este en el Miño, en el embalse de Frieira. Ahora ya por el margen del Miño y luego de pasar por la aldea de Vilanova da Barca llegamos al final de la ruta en Cortegada.

Sólo nos queda ir recoger los coches al punto de inicio de la andaina y dar cuenta de una suculenta y bien merecida merienda-cena en la Rectoral de Ansemil donde pudimos repasar todas las anécdotas de la jornada , hacer planes para el futuro, y como no felicitar a los hermanos Sánchez, José y Susi por el esfuerzo en preparar esta preciosa ruta.

Longitud: 27 kms

Dificultad: media

Duración: 8 horas