pena corneira


ANDAINA RIBADAVIA- PENA CORNEIRA ( 18.12.2010)

 

Con esta andaina rematamos la programación del 2010. Era una andaina que teníamos de comodín , la habíamos programado varias veces pero nunca se llegaba a buen fin, este año por fin se pudo, eso sí muy mermada de efectivos, debido a los compromisos de estas épocas cenas de Navidad, matanzas…………….. A los que no la conocíamos nos ha sorprendido muy gratamente por su extraordinaria belleza, más acentuada en el tramo final de Leiro a Pena Corneira.

 

Longitud……………. Sobre 18 kms

Dificultad: baja en el primer tramo hasta Leiro y media desde aquí al final

Duración: ……………6 horas

 

Iniciamos la andaina, en una mañana fría y con niebla alta , en el parque de A Veronza en Ribadavia por el sendero que siguiendo la margen derecha hasta San Cristobo y luego la margen izquierda del río Avia nos llevará hasta Leiro. Un sendero sin dificultad alguna que va recorriendo las tierras del Ribeiro, en ocasiones zonas de viñedo y en otras bosquetes de robles hasta el área recreativa de Leiro.

Desde aquí y por un tramo de fuerte pendiente recorriendo una antigüa vía romana nos dirigimos a Lebosende desde donde tenemos una magnífica visión de la comarca del Ribeiro.

A la salida de esta localidad nos desviamos a la derecha por una dura rampa que nos lleva a la salida del pueblo , aquí debemos girar de nuevo a la derecha y continúa un fuerte repecho que se debe tomar con calma, para luego ya adentrarnos en una zona mucho más cómoda por un bosque de robles que nos lleva a la aldea de Paredes .

Aquí damos cuenta del bocata en el área recreativa, por cierto muy descuidada, luego de ser informados que no existe ninguna cantina en la cual nos pudiéramos guarecer del intenso frío mucho más palpable al ser estar parados.

Por todo ello el descanso es leve y continuamos nuestro caminar ahora por una pista asfaltada, como 1,5 kms, hasta tomar un desvío a la derecha que nos va llevar a unos bosques de robles realmente impresionantes percibiendo ya el paisaje típico de Pena Corneira y sus enormes piedras, que a medida que nos adentramos se hace mucho más palpable.

Ha levantado la niebla y el tenue sol nos permite disfrutar de la espectacularidad de este paraje como sacado de un cuento . Nos acercamos al mirador por momentos jugándonos el físico debido a que los escalones de madera estaban helados, el esfuerzo ha tenido su justa recompensa pues las vistas son espectaculares.

Ya sólo faltaba regresar a casa para lo cual tomamos los coches que previamente habíamos acercado hasta el final de la andaina. Satisfechos por lo que nos había deparado el día y con unas vivencias de unos parajes espectaculares incrustados en nuestras retinas.