o barco-petín

 

         ANDAINA O BARCO-PETIN POR PINCHEIRA DA FERVENZA

 

 

Sábado 02.02.13, comienza mal el día, a primera hora de la mañana Manuela y Mari Luz nos indican que no pueden venir, está nevando copiosamente en La Gudiña. En Orense la mañana también está fresca.

Son las 9 y tomamos rumbo hacia el Barco de Valdeorras donde da comienzo esta andaina, en Viloira, en el margen izquierdo del río Sil, una vez cruzada la pasarela del Malecón. En sus primeros kilómetros discurre totalmente llana, pasando por el polígono de A Raña en dirección a Arnado y siempre por el margen izquierdo del río, con un caudal realmente impresionante debido a las últimas lluvias y nevadas.

Una vez en Arnado y a indicaciones de nuestro colega Lolo, que nos servía de cicerone, abandonamos la senda marcada dentro de los “ camiños naturais” y comenzamos a ascender primero por una pista y luego un sendero que se vuelve más empinado hacia a Pincheira da Fervenza. Se trata de una cascada debajo del pueblo de Fervanza, que debido a las últimas lluvias estaba espectacular. Sin duda está derivación es muy interesante y más en poca de abundante agua.

Continuamos ascendiendo por la pista para tomar una senda a la derecha que a media ladera nos va llevar hasta la aldea de Correxais. En su primera parte la senda está limpia para poco a poco ir complicándose, las extraordinarias vistas van superando los inconvenientes que se presentan, podemos contemplar el valle de Valdeorras desde Villamartín a O Barco y a lo lejos el Montouto con la nieve recién caida. Al fin enlazamos con una amplia corredoira que nos llevará hasta Correxais donde decidimos comer el bocata, aprovechando la intendencia de apoyo prestada por el presidente Gustavo y la secretaría Isabel, ambos de baja en el día de hoy por prescripción facultativa.

Luego de una visita a la preciosa iglesia del antiguo convento de los Trinitarios retomamos el caminar, ahora ya por el camino marcado, entre bosquetes de encinas y castaños pudiendo contemplar ya al fondo todo el valle de La Rúa y la presa de San Martín. Así llegamos a la aldea de San Paio y desde aquí a Petín 4kms más o menos por asfalto.

Luego de una cañita reconfortante y ya en coche nos dirigimos a Vilamartín Hostal a Lastra donde damos cuenta de una suculenta merienda donde predominan las setas