hayedo de busmayor


ANDAINA HAYEDO DE BUSMAYOR

Sábado 29 de Marzo salimos de Orense con un día nublado para dirigirnos a la comarca leonesa del Bierzo, concretamente a la aldea de Busmayor en el Courel leonés. La niebla nos iba acompañar toda la jornada, eso el " orballo" que obligaba a hacer uso del chubasquero y la abundante nieve todavía existente en la montaña hizo que no se pudiese realizar la ruta conforme a lo previsto teniendo que acortar el kilometraje y sin poder disfrutar de las amplias panorámicas de la zona, quedando emplazados para una nueva ocasión. Las nevadas de los últimos días si nos permitieron disfrutar de las bellas cascadas que nos encontramos en este bello entorno ya en las estribaciones del Courel.

Salimos de la parte alta del pueblo por una pista que abandonamos por la izquierda a unos escasos 300 mts para introducirnos en el corazón del bosque, alcanzando el arroyo de Valiña Grande donde encontramos la primera y más bonita cascada de la ruta, realmente impresionante. Vamos subiendo por unos escalones rocosos y paralelos a otros pequeños saltos de agua llegando a otra gran cascada, la Frevencia do Beiro, donde el agua cae por tres puntos distintos de un ancho muro de roca.

Cruzamos el arroyo por una pequeña pasarela y comenzamos a caminar por una fina capa de nieve, encontrando los primeros acebos, en unos minutos estamos en el desvío hacia la Cova da Raposa que consiste en un pequeño desplome rocoso de un metro de altura y poco más de uno y medio de profundidad. Retomamos el camino principal para encontrar la parte más fotogénica del hayedo donde se encuentra la piedra con la inscripción " Piedra de los Poetas". Seguimos ascendiendo por una senda con abundante agua hasta tomar un desvío a la izquierda que nos lleva a una preciosa cascada que asemeja a la famosa " cola de caballo" de Ordesa.

 

Retomamos la senda principal para seguir ascendiendo por una pista donde el caminar se hacía cada vez más dificultoso por la gran cantidad de nieve hasta que decidimos regresar al entender que no valía la pena el esfuerzo necesario para llegar al alto do Faro dado que la pertinaz niebla no nos iba dejar disfrutar de la panorámica. Así es que nos lo tomamos con filosofía y aprovechamos para soltar nuestra decepción con una guerra, siempre cariñosa, de bolas de nieve.

Comenzamos a descender para luego girar a la izquierda y ascender de nuevo por un sendero que nos iba llevar hacia la campa donde se encuentra el nacimiento del Rego da Valiña, donde pudimos contemplar una profunda cueva. De aquí nos dirigimos hacia la pista que baja del Campo do Gamonal que nos llevaría al inicio de la ruta en Busmayor.

Una vez aquí nos sacamos las humedecidas ropas y luego de tomar unos chupitos de sabugueiro y mora invitados por las maravillosas gentes de esta aldea que en todo momento nos brindaron sus casas para cambiarnos nos dedicamos al turismo primero dirigiéndonos hacia Vega de Valcarce y por Ambasmestas a Quintela de Balboa donde al calor de unos buenos troncos en el Molino de Agüita dimos cuenta de unas sabrosas birras. De aquí a Villafranca y su parte histórica para rematar una jornada, no como esperábamos, pero que sin duda tuvo su puntito y el comentario general es que teníamos que volver pues el paraje es realmente impresionante. Como colofón un suculento cocido en el mesón A Lastra de Villamartín de Valdeorras.