celanova-allariz


ANDAINA CELANOVA- ALLARIZ

 

Sábado 23.11.13 realizamos unas de las últimas andainas programadas para esta temporada. La mañana era fría, la helada de las que hacen época, pero el sol ya estaba despuntando ganándole claramente la batalla a la niebla. Con este panorama nos dirigimos hacia Celanova donde tomamos un cafetito para entrar en calor y dirigirnos en coche hacia media subida del Alto del Furriolo donde da comienzo la ruta.

Bien pertrechados de guantes, gorro y parca iniciamos el caminar por una pista que nos va adentrar, siempre bien dirigidos por José Ramón, en unos bosques de carballeiras que cruzamos por antiguos caminos de carro para de nuevo tomar una ancha pista que en continua ascensión nos llevará al alto de San Cibrao con unas vistas espectaculares de las tierras de Celanova, los picos de Fontefría, San Mamede y nuestro punto de destino en Allariz con Penamá que lo protege. Luego de las fotos de rigor, ver los dólmenes y la capilla, iniciamos un rápido descenso que nos va llevar a la entrada de la aldea de Vilar donde nos estaba esperando José María, que paciencia la suya, con unos " ligeros" reconstituyentes a base de tarta de almendra , licor café y un licor de hierbas que te hacía entrar en calor isofacto y porque no decirlo exquisito y más cuando se lo había mangado José Ramón a su mujer Clara. No cabe la menor duda que la familia Sánchez Cougil se tenía la andaina muy bien estudiada, eso si siempre con la supervisión del presi. Con fuerzas renovadas retomamos el caminar girando a la derecha para cruzar la carretera en Casal de Maus y seguir unos 200 mts hasta Granxa para de nuevo girar a la derecha abandonando el asfalto y ahora ya hasta el final por "carreiros", bosques de robles, castaños y bosques de ribera en el tramo final a orillas del Arnoia . Antes de llegar a orillas del Arnoia tomamos el bocata en la entrada de la aldea de Magarelos disfrutando del espléndido día soleado, vamos bien de tiempo y eso permite que Oliva pueda disfrutar de una pequeña siesta, como ella dice un " topeneo". De aquí nos dirigimos a la aldea abandonada de Ponte Hermille para luego de un ligero descenso alcanzar la ribera del Arnoia que enseguida abandonaremos por unos caminos realmente de cuento con unos bosques de roble y castaño aún con sus últimas hojas que los rayos de sol creaban una atmosfera y un colorido de ensueño. Asì llegamos a orillas del Arnoia en el Muiño de Escadas, rehabilitado, y ya por su margen primero izquierdo y luego derecho nos adentramos en la villa alaricana.

Sólo nos quedaba ir a recoger los coches para lo cual contamos con la inestimable ayuda del colega Nacho, ausente por problemas de "lo suyo" en la planta del pie y atender a las tres preciosas pitufas. Una ronda de vinos y a cenar en el Palla e Barro para recordar todas las anécdotas y magníficos momentos vividos durante la jornada.

Dar las gracias a José Ramón, su hermana Susi y el presi Gustavo por este magnífico día que sin lugar a dudas se lo tenían muy currado.

Longitud: 23,5 Kms

Duración: 6h 35´

Dificultad: media-baja