FIN DE SEMANA EN LA COSTA DA MORTE.- CAMINO DE LOS FAROS En nuestro proyecto de realizar el Camino de los Faros, una etapa por año, el viernes 14.06.2019 a primera hora de la tarde ponemos rumbo a Barizo, concello de Malpica, donde vamos estar alojados todo el fin de semana en la Casa da Sebe tfno..981 721 090/618 289 052 info@casadasebe.net. Repetíamos estancia y la verdad ha sido todo un acierto: una casa preciosa, estupendo servicio, ricos y completos desayunos y bocadillos , ¡ que decir de las cenas y almuerzo del último día¡ toda una degustación de productos del mar. Para el próximo año estoy seguro repetiremos, Emilio con su saber hacer se lo ha ganado. SABADO 15.06.2019.- CAMINO DE LOS FAROS ETAPA II PLAYA DE NIÑONS-PONTECESO Etapa dura y larga que claramente podemos dividir en dos partes. La primera hasta el Faro del Roncudo por una zona abrupta y muy rompe piernas con continuas subidas y duras bajadas por una senda con bastante vegetación y unos espectaculares acantilados donde el mar rompe embravecido, nos encontramos en el hábitat de lo que dicen los mejores percebes. La segunda parte es más suave atravesando bastantes zonas de playa. Recogemos los” potentes” bocadillos, luego de un desayuno de 10, para poner rumbo a la playa de Niñóns donde dejamos los coches, a la que llegamos en apenas un cuarto de hora por una serie de pistas siguiendo las instrucciones de Emilio que nos acompaña unos kilómetros. Iniciamos el camino por una senda con abundante vegetación que se va introducir en un pinar para salir de nuevo a la línea de costa y con la senda totalmente cubierta por los helechos, de todas formas el caminar no es complicado ya que la senda está muy pisada. Pasamos la playa do Morro y vemos en la lejanía el pequeño puerto de Santa María y a la derecha ya podemos vislumbrar el faro de Punta Nariga cuya imagen nos va acompañar durante un largo trayecto. Dejamos atrás la playa de Niño do Corvo y podemos observar las primeras cruces de piedra, que nos vamos encontrar con asiduidad, recordando a los fallecidos en estas embravecidas aguas. Caminamos justo a la orilla del mar para subir de nuevo y en un rápido descenso alcanzar la preciosa playa de Barda, el Caribe gallego según la Voz de Galicia en el que los colores verdosos del mar combinan con el amarillo de la flor del toxo. No hay tiempo para detenerse ni ceder a la tentación de descalzarse y refrigerar los pies así que continuamos unos momentos por la empinada carretera que accede a la playa para dejarla por la derecha y adentrarnos en una zona donde el camino no se encuentra muy marcado lo que nos lleva a perder un tiempo hasta dar con la ruta correcta que va ascendiendo entre abundante vegetación, comentan que la limpian en temporada alta por la afluencia de sobre todo ingleses entre los que el Camino de los Faros ha alcanzado gran prestigio. Estamos pasando quizás por la parte más dura de toda la jornada, sufrimiento que se ve aminorado por las vistas espectaculares de la escarpada costa donde el mar bate con rabia y las pequeñas calas. Es un continuo sube y baja que va machacando las rodillas hasta alcanzar la pequeña aldea del Roncudo, prácticamente deshabitada, y a la que accedemos por un camino ya limpio y ancho pero con una fuerte pendiente. Luego de un leve descanso reanudamos la marcha por una pista que conduce al parque eólico y que vamos terminar abandonando por la derecha para seguir un camino que creemos de nuevo trazado que evita unas fuertes pendientes de subida y descenso llevándonos por una zona más suave hasta alcanzar la línea de costa. Momentos antes una parada al abrigo de unas rocas, aunque el día está perfecto para caminar con momentos de sol y otros de nublado el viento bate fuerte por estos lares, donde damos cuenta del bocata y descansamos las piernas. Ya pasamos la parte más complicada y en nada podemos contemplar el Faro del Roncudo donde está esperando Gustavo, que no ha ido caminar, y recoge a Isabel para la que el esfuerzo ya ha sido suficiente. Desde aquí a Corme, salvo un leve tramo, va discurrir todo por carretera y el calor aprieta así que al llegar a esta localidad nada mejor que unas birras que mitiguen el esfuerzo. Sale la senda por el paseo del puerto por las playas de Arnela, Osmo, Ermida y Río Covo unos momentos de relax antes de afrontar el último esfuerzo importante de la jornada que es ascender hasta el Monte da Facha desde donde tendremos unas preciosas vistas de la ría de Corme y Laxe. Un momento para las fotos y descendemos hasta la playa de Balarés muy concurrida en su zona de terraceo, no de bañistas ya que el agua todavía está fría. Los kilómetros y las dificultades orográficas ya empiezan a hacer mella en las piernas y todavía nos queda pasar por las dunas de Barra y el espléndido estuario que forma el río Anllóns antes de entrar en Ponteceso y dar por terminada la ruta junto a la casa de Eduardo Pondal. Ya está esperando Gustavo para ir buscar los coches al punto de inicio y regresar a la Casa de Sebe para reponer energías con un sabroso menú compuesto por croquetas, chipirones a la plancha y arroz marinero que nada tienen que envidiar a las fabas con almejas del primer día. Longitud: 28 kms Duración: 10h 30´ Dificultad: alta DOMINGO 16.06.2019 ANDAINA POR EL RIO ANLLONS Era nuestra primera intención el recorrer la senda por el río Anllóns desde el Refugio de Verdes hasta el puente de Cardezo. Para ello dejamos un coche en este punto y con el resto nos dirigimos al idílico lugar que es el Refugio de Verdes con sus viejos molinos, pasarelas, merenderos , saltos de agua y todo ello con abundante vegetación de ribera lo que lo convierte en un lugar muy visitado. Nada más llegar a este rincón del concello de Coristanco ya nos enteramos que el sendero en algunos puntos está intransitable por lo que decidimos llegar hasta donde fuese posible y retroceder posteriormente sobre nuestros pasos. Al final recorrimos más o menos la distancia que teníamos prevista para esta mañana de relax luego de la dura jornada del día anterior, realmente mereció la pena pues la senda a orillas del Anllóns era preciosa, así que objetivo cumplido. Una pena la dejadez imperdonable de los concellos en este caso de Coristanco y Ponteceso por no mantener esta preciosa ruta que sin duda favorecería el turismo de ambos concellos. Por desgracia este desinterés es frecuente en nuestra querida Galicia, se gasta un dineral en poner operativa una ruta y se olvidan luego de mantenerla. Regresamos con tiempo suficiente a la Casa de Sebe donde nos dimos un último homenaje gastronómico: centollo, navajas, zamburiñas y “ peixe” a la plancha antes de emprender el camino de regreso y dar por terminado este inolvidable fin de semana en la Costa da Morte. Longitud: 8,4 kms Dificultad: baja Duración: 2h 20´