FIN DE SEMANA EN EL CAMIÑO DOS FAROS El viernes 01.06.2018 nos desplazamos hasta Malpica para realizar la primera etapa del espectacular Camiño dos Faros. Una senda de 200 kms que une Malpica y Finisterre por el borde del mar teniendo a este como principal protagonista y recorriendo los puntos principales de la Costa da Morte. Paisajes diferentes, faros, playas, estuarios, acantilados…..que convierten este duro camino en un deleite para los sentidos. Luego de un poco más de 2 horas llegamos a Casa da Sebe , tfno.. 981 720 655-639 089 972, casadasebe@finisterrae.com, en la aldea de Barizo. Su trato cercano y cordial nos hizo sentir como en casa, disfrutando de sus magníficas instalaciones y de la gastronomía de la zona. Sin comentarios de las habas con almejas, la paella, la caldeirada de peixe, centollas, navajas……vamos que estábamos deseando llegase el momento de sentarnos a la mesa. SABADO 02 DE JUNIO: CAMINO DE LOS FAROS ETAPA 1-MALPICA A PLAYA DE NIÑONS Con esta ruta retomamos el Camiño de los Faros del cual ya habíamos realizado años atrás otras etapas intermedias. Para ello nos desplazamos desde Barizo, luego de haber dado cuenta de un suculento desayuno, hasta Malpica donde da comienzo esta primera etapa. Salimos del puerto para dirigirnos por el Paseo Marítimo y las playas de Area Maior y Canido a coger la senda que discurre paralela a la costa por la playa de Seaia hacia la Ermita de Santo Hadrián. Un paseo muy concurrido por los habitantes de Malpica, perfectamente acondicionado y en el que nos encontramos con la fuente de los romeros y la de Santo Hadrián que dicen tiene propiedades curativas para las verrugas. Un alto en el camino junto a la ermita para desde el mirador contemplar nítidamente las Sisargas y Malpica que vamos dejando en la lejanía. Son las islas Sisargas un pequeño archipiélago formado por las islas Grande, Chica y Malante además de varios islotes que antiguamente estuvieron pobladas como lo demuestra la existencia de la ermita de Santa Mariña, destruida por los piratas en sus múltiples incursiones. Esta reserva natural posee una gran riqueza de flora y fauna, anidando en ellas varias especies de aves en peligro de extinción que eligen las islas para criar o como etapa de paso en sus largas migraciones. A lo largo de toda la jornada vamos ir viendo las islas desde diferentes perspectivas. El amplio camino se convierte en una senda que va bajando hasta la orilla misma del mar y las Sisargas mismo enfrente, el lugar ideal para las fotos de rigor y el banco situado estratégicamente así lo solicitaba. Luego de una larga parada reemprendemos la ruta que se eleva ligeramente para ir siguiendo la línea de la costa y llevarnos hasta la playa de Beo . La primavera en plena ebullición va dando color a nuestro caminar que por momentos se vuelve lento para poder disfrutar de la belleza del mar, los pintorescos pueblos marineros y la diversidad de flora que envuelve el sendero. Alcanzamos la playa de Seiruga donde es necesario descalzarse para cruzar el pequeño río. Una vez cruzada la zona de dunas iniciamos una corta ascensión hasta el pueblo y salvar una pequeña cala para volver de nuevo a orillas del mar. Una zona de rocas antes de alcanzar Barizo consideramos que es el lugar ideal para dar cuenta de los generosos y suculentos bocatas. Así que no se hable más y nos ponemos al tajo. El lugar es idílico así que nos lo tomamos con calma antes de emprender de nuevo la marcha. Como es costumbre no faltan las galletas de Manuela y las hierbas de Susi. Sin duda una buena costumbre que esperemos se alargue en el tiempo. Ya en Barizo nos deja el presi Gustavo, aprovechando la cercanía de la Casa da Sebe donde estamos alojados haciéndole así compañía a David que en plena época de exámenes aprovecha la paz de estos lugares para darle un último empujón a este curso que termina. Pasamos la Playa de Barizo para llegar al Puerto y dar comienzo a la parte más dura de esta andaina, unos 10 kms de gran dificultad, pero de extraordinaria belleza que comienzan con una fuerte trepada por una senda donde los helechos de su entorno pasan por encima de la cabeza y no permiten ver las fuertes pendientes. La ruta se suaviza un poco en la zona de Punta Cabalo, podemos ver la belleza de la ensenada de Barizo y todo lo que llevamos recorrido desde el inicio en Malpica y como no las Sisargas. El sendero es espectacular, pero estrecho, irregular y con grandes pendientes que nos llevan a Punta de Ensubelas donde el mar rompe con fuerza. Ya en la cima del Monte Nariga vemos la costa de Niñóns y del Roncudo y en primer término el Faro de Punta Nariga. En el descenso nunca dejaremos de ver el Faro, enmarcado de todas las formas posibles por las grandes rocas de granito moldeadas por el agua y el viento de las más variadas formas. Es el Faro una construcción de César Portela, inaugurada en 1997, que simula la proa de un barco introduciéndose en el mar. En el mascarón la escultura Atlante realizada en bronce por Manolo Coia se convierte en lugar perfecto para la foto. En esta ocasión el fuerte viento y unas gotas que se empezaban a escapar casi la hicieron imposible. Sufrimos en este punto el segundo abandono de la jornada. Aprovechando que se encontraba el “ presi” con el coche Isabel dice “ basta ya de sufrimiento” y se sube al coche escoba. Desde este punto continúa la senda pegada al mar, por pequeños acantilados, y tramos muy exigentes. Una sucesión de cuevas y salientes como Pedra das Caniceiras y las Penas do Rubio en las que el mar rompe de una forma salvaje nos llevan a la Ensenada do Lago donde termina el concello de Malpica y comienza el de Ponteceso. Un remanso de paz y tranquilidad y descanso para las piernas, duramente exigidas durante este último tramo de la ruta, antes de alcanzar la Playa de Niñóns punto final de esta etapa e inicio de la siguiente de la que ya hemos podido observar su dureza y exigencia. Ya sólo queda regresar al alojamiento, tomarse una buena y merecida birra, una reconfortante ducha y una recuperadora cena en la que ya hacemos planes para el próximo año realizar la siguiente etapa. Longitud: 23,6 kms Duración: 8h 40´ Dificultad: alta DOMINGO 03 DE JUNIO:MALPICA-PLAYA DE SAN MIRO El domingo para estirar un poco las piernas y hacerle hueco a la mariscada del mediodía realizamos esta pequeña andaina que discurre por el trazado de la Ruta dos Pinos no Mar y de los Muiños de A Ribeira o Ardeleiro. Para ello tenemos que desplazarnos de nuevo a Malpica donde comienza la andaina en su parte alta, donde se encuentra la capilla de San Antón. Un primer tramo por carretera desde donde podemos contemplar el mar en toda su expresión y la línea de costa en la cual creemos adivinar la misma Coruña. Abandonamos el asfalto para tomar una amplia pista que nos lleva hasta la aldea de Ardeleiro donde giramos a la izquierda por la Ruta dos Muiños que desciende hasta el mar donde se encuentra una cruz, muy comunes en la Costa da Morte recordando a los marineros muertos, que recuerda a las víctimas del naufragio de la lancha David ocurrido en Julio de 1899 y que se llevó la vida del patrón y sus tres hijos. Descendemos unos metros hasta el conjunto que forman cinco molinos, el de Perillete o Andrade, el de Tecelán , el de Novo, el de Mandián y el de Varela o de Lopes. Situados a ambos lados del arroyo aprovechan el agua de este antes de caer al mar. Unos son de canal y otros de cubo que cuentan con un espacio de almacenamiento del agua. Es necesario retroceder unos metros sobre nuestros pasos para coger una pista que sale hacia la izquierda y nos lleva hacia las aldeas, con sus cruceiros, de Loroxo, Algadán y por último O Ceán desde donde girando a la izquierda vamos coger una pista que termina descendiendo vertiginosamente hasta la Playa de San Miro donde damos por terminada la ruta de hoy y también este inolvidable fin de semana que tendría luego su traca final con las centollas, zamburiñas, navajas y caldeirada de peixe que nos tenían para el almuerzo en la Casa da Sebe. Al ser una ruta lineal se necesita coche de apoyo, a lo que una vez más se ofreció muy amablemente nuestro bien querido presi. Longitud: 10 kms Duración: 2h 50´ Dificultad: baja