ANDAINA POR EL RIO ULLA: PONTE LEDESMA-COTO DE XIMONDE Sábado 28.09.2019. Luego de dos intentonas fallidas por mal tiempo o exceso de caudal del Ulla que anegaba la senda podemos realizar esta bellísima ruta con la baja de última hora de Manuela por una lumbalgia. El día estupendo para caminar con una niebla a primera hora en torno al río que con el discurrir de las horas va dar paso a un estupendo día de sol y calor que al discurrir la senda por frondoso bosques de ribera va atenuar bastante. Al ser una ruta lineal es necesario dejar medio de transporte en el final y comienzo de la misma. Lo cual efectuamos dejando unos coches en el coto de Ximonde y posteriormente trasladándonos al comienzo en la parroquia de Gres, concello de Vila de Cruces. Comenzamos cruzando el Puente Viejo que une la parroquia de Gres (Vila de Cruces) con la de Ledesma (Boqueixón) , dejando a nuestra derecha las islas de Gres, un conjunto de cuatro islas y varios islotes en el curso del Ulla, comunicadas por pasarelas de madera que forman un bello paisaje. Se presume que en lugar de este puente anteriormente existía uno romano por donde pasaba la calzada de Braga a Astorga, pasando por Lugo. Tiene nueve arcos y se considera una referencia en la comarca. Remontándonos al año 1809 la comarca de Trasdeza era de gran interés por ser camino que unía Castilla con Galicia por Ourense. Desde el primer momento la acción de los guerrilleros gallegos fue cortar las comunicaciones y la pieza más cotizada era Ponte Ledesma, la defensa de este puente fue uno de los capítulos más apasionantes de la guerra contra los franceses. Fue una victoria sonada de los vecinos, ya que se trataba de una lucha de las gentes de la comarca sin formación contra 2.000 soldados de los mejores de Europa. Nada más cruzar el puente giramos hacia la derecha para descender hacia el río y seguir una senda de pescadores que nos va llevar entre viejos molinos, bosques de ribera y robles por unas zonas de cultivo y pradería hasta la aldea de Donas donde remata lo que podríamos considerar la primera de tres partes en las que podemos dividir la ruta. En esta primera el caudaloso Ulla, una vez recibidas las aguas del Deza, discurre alternando zonas de rápidos, ideales para deportes en aguas bravas con otras de amplios remansos. El caminar se hace agradable pudiendo observar garzas, cormoranes y hasta alguna nutria. Así como degustar fruta de época: uvas que no han recolectado, higos y las primeras castañas. Una vez en las afueras de Donas hacemos un alto para tomar una fruta y dar comienzo a la corta segunda parte de la jornada, pero quizás la más dura de las tres por ser un tramo no marcado que nos sirve para enlazar dos rutas, la de más asfalto y mayor desnivel . Como decíamos ahora toca un tramo de asfalto por la carretera que va a Puente Ulla de la cual nos desviamos a la izquierda en dirección al río para posteriormente girar por una pista de tierra a la derecha que nos lleva al río do Pontillón, por suerte no trae mucha agua y no fue necesario descalzarse aunque las piedras para cruzar están resbaladizas y es necesario extremar las precauciones. Una vez vadeado comienza una dura cuesta que nos lleva a la bonita aldea de Caldelas y posteriormente de nuevo a la carretera para en pocos metros alcanzar uno de los puntos más espectaculares de la jornada el Mirador de Gundián con una vista impresionante del Ulla en el Paso da Cova . Un espectacular desfiladero que salvan la antigua vía férrea y la mole que forma el viaducto de la nueva vía del Ave. Nos lo tomamos con calma, el lugar lo merece, antes de dar paso a lo que podemos considerar como la tercera parte de la ruta que corresponde a la senda de San Xoan da Cova. Seguimos unos 500 metros por la carretera que lleva a Puente Ulla para luego girar a la izquierda y tomar una senda que nos lleva de nuevo al margen derecho del río hasta alcanzar Puente Ulla. Son las dos y cuarto del mediodía, aunque llevamos bocadillos sería estupendo poder comer algo caliente. Así que preguntamos en el Rios, la senda sale allí mismo, si nos pueden dar de comer y algo rápido para continuar la marcha. Sin problema así que todos estábamos de acuerdo con la idea y procedimos a degustar empanada, pimientos de Padrón, mejillones , un estofado de ternera y rabo que estaba para mojar .Rematando con un queso de Arzúa y membrillo. Un menú muy adecuado al desgaste de la jornada. Estaba prácticamente lleno, en su mayor parte peregrinos, pasa por aquí el Camino Sanabrés . Un cafecito para tomar de nuevo las mochilas e iniciar los aproximadamente 10 kilómetros que nos faltaban. Pasamos junto al Pazo Vista Alegre para luego girar a la izquierda por una pista asfaltada que va ir descendiendo hasta adentrarnos en una senda que nos lleva al río y al molino de Reboredo provisto de cinco muelas : una para el azufre, una albeira sólo para trigo, y otras tres para otros cereales. Sigue la senda por un entorno realmente espléndido donde la sensación de relax y paz es total solamente alterada por el aletear de los patos y alguna que otra garza buscando alimento en este río salmonero. Así alcanzamos el área recreativa de Agronovo, en tierras de Santa Cruz de Rivadulla, donde nos damos un descanso antes de emprender el último tramo de unos cinco kilómetros de esta impresionante senda entre bosque de ribera que nos va llevar al final de la ruta en el área recreativa del Coto de Ximonde, luego de pasar el Puente de Sarandón por una plantación de arce real. Es Ximonde uno de los cotos salmoneros más importantes de Galicia. En el refugio de pescadores existe un pequeño centro de interpretación del río Ulla y una estación ictiológica de cría y reproducción. Nos acercamos hasta el puente de hierro que atraviesa el Ulla y luego de unas fotos damos por terminada esta espectacular ruta. Para finalizar la jornada una pero que muy merecida birra en el Mosqueiro, el “ Corte Inglés “ de la zona y posteriormente una visita al Pazo de Rivadulla propiedad de los herederos del General Armada, para ver el paseo de los olivos. No fue posible pasear por el ya que al parecer ahora hay que pagar, en vida del general solamente por acceder a los jardines. Desde aquí a Ponte Ledesma a recoger los coches y rumbo a casa totalmente satisfechos de una experiencia imborrable. Longitud: 21,5 kms Dificultad: baja Duración: 7 ½ horas