ANDAINA CAMIÑO DA AMARGURA Sábado 23.11.2019. Después de dos meses que, por un motivo u otro, especialmente por el mes seguido de lluvias que llevamos, no hemos podido realizar ninguna ruta nos animamos, no siendo las predicciones meteorológicas demasiado halagüeñas, a disfrutar de estos momentos últimos del otoño y el espectacular colorido de los bosques. Para ello nada mejor que esta espectacular ruta en la Ribeira Sacra, concello de Nogueira de Ramuín, que discurre por viejas “ corredoiras” entre bosques de castaños y robles y con unas espectaculares vistas hacia el río Sil. Agradecer una vez más al colectivo Móvete por Luintra , a quien corresponde el diseño y mantenimiento de esta ruta, el que gracias a su trabajo y amor a estas tierras podamos disfrutar de los rincones únicos que vamos descubriendo a lo largo del trazado. El nombre de esta ruta se debe al camino que tenían que recorrer los penados de la Inquisición juzgados en el monasterio de Santo Estevo hasta el pequeño llano de Chao da Forca, donde eran ajusticiados. Llegados a Luintra, donde iniciamos la ruta, nos encontramos con que en esta misma fecha tenía el concello programada una andaina. Así que estiramos un poco más el café para no coincidir en los apenas 2 kms iniciales que eran comunes. La ruta nada más salir de la localidad por la carretera hacia Baldomar gira hacia la izquierda, en nuestro caso seguimos por la carretera hasta la entrada de esta aldea ya que la caída de un árbol y las fuertes lluvias habían vuelto intransitable esta corta desviación. A la entrada de Baldomar giramos a la derecha por una amplia pista que en continuo ascenso nos va introducir en unos bellísimos senderos que entre paredes de musgo van recorriendo el bosque de robles que parece sacado de un cuento, un par de miradores y el impresionante rincón de las Mámoas das Cabanas completan este primer tramo que nos lleva hasta la carretera que viene de Monteverde ,la cual cruzamos. La vegetación ha dado paso del tupido bosque al monte bajo. Las primeras gotas empiezan a caer, va ser la tónica general de toda la jornada. Momentos de sol con otros que se necesita abrir el paraguas, en general las precipitaciones no serán muy abundantes. Así vamos descendiendo hacia el Penedo Furado donde Móvete por Luintra ha realizado una ingente labor de desbroce. Termina el descenso en un pequeño “ regato” donde comienza una dura ascensión que nos lleva a contactar con la ruta del Contrabando, promovida por este mismo colectivo y que hemos realizado hace un par de años. En este continuo tobogán llegamos al Castro da Moura con unas vistas impresionantes del monasterio de Santo Estevo y la cuenca del Sil. Sigue la ruta por unas espectaculares “corredoiras” con bastante agua debido a las lluvias del último mes lo que en algún punto dificulta el normal caminar por estos bellísimos bosques de robles y algún que otro madroño donde sólo se escuchan las pisadas en la hojarasca y el sonido de los pequeños “ regatos “ en su discurrir hacia el Sil. Llegamos a la aldea de Biduedo, punto de unión entre la ruta de ida y vuelta, donde giramos por una senda con abundante agua que nos lleva a la aldea próxima de Paradela. Desde aquí por un espectacular camino empedrado, por donde pasaban los penados, y con fuerte descenso, que se vuelve bastante peligroso por lo mojadas que están las piedras, nos va llevar hasta el monasterio de Santo Estevo donde hacemos una breve parada para dar cuenta del bocata y admirar esta preciosa obra arquitectónica. Con renovadas fuerzas emprendemos el camino por unos “ soutos “ de castaños que luego van dar paso al roble hasta llegar a uno de los puntos más inolvidables de toda la jornada, la impresionante “ fervenza “ que forma el “ regato “ de San Miguel . El momento es único, hasta ha salido el sol para contemplar esta maravilla de la naturaleza, no es fácil verlo con este caudal. Se completa el cuadro con los túneles de la vía férrea y el puente sobre el río Sil en el punto de confluencia con el Cabe. Retomamos el camino por el monte dos Cis siguiendo el curso del San Miguel hasta el área recreativa e A Cruz donde nos desviamos del trazado original de la ruta, para evitar un poco de desnivel, para seguir paralelos y en otros momentos por la carretera de Luintra hasta las inmediaciones de Pombar donde volvemos enlazar con el trazado original que nos lleva hasta el Mirador de O Castro con unas bellas vistas de Santo Estevo y el Sil. La visita es rápida, empieza a llover y va ser una constante hasta llegar de nuevo a Biduedo. Una tregua que vamos aprovechar para recorrer los escasos 3 kilómetros que nos sitúan en la plaza del Afilador en Luintra punto de inicio y final de esta inolvidable andaina. Antes de emprender el camino de regreso unas buenas birras, a las que se une Nacho que venía del Parador, para celebrar este inolvidable día de senderismo y dar por terminada la programación de este año que por motivos meteorológicos se ha visto bastante alterada. Longitud: 18,1 kms Duración: 6 h. 15´ Dificultad: media